El momento de la elección de una niñera nos confronta cómo mamás con nuestros miedos y fantasías más temidas, sobre todo cuando se trata de un bebé que no tiene posibilidades de expresión a través del habla.